Nuestros estudiantes de Segundo trabajaron el concepto de identidad en la Unidad de Indagación ‘Inside Out:roots and wings’, donde a través de la exploración de prácticas ancestrales de los indígenas, entrevistas a sus abuelos, recolección de elementos antiguos y el análisis de la relación del ser humano con las plantas, regresaron a sus raíces para comprender de dónde vienen.

Para abarcar estos aprendizajes, los alumnos recibieron la visita de una antropóloga con la que realizaron una actividad en arcilla para conectarse con las tradiciones y simbología indígena. En este ejercicio crearon elementos que representan a su familia y sus valores.

“Me gustó trabajar con arcilla porque descubrimos cómo nuestros antepasados ​​vivían y respetaban a sus comunidades”, cuenta Jerónimo López.

También aprendieron sobre la geometría sagrada, una tradición, que ha sido heredada por generaciones en las comunidades indígenas, que consiste en tejer una especie de mándala. Su conexión con esta actividad fue tanta que cada uno hizo su propia figura.

La relación con la naturaleza

Para que el aprendizaje fuera más transversal y significativo, los niños, desde el área de ciencias naturales, exploraron las plantas y sus funciones. Visitaron el laboratorio e hicieron un cultivo en los jardines del colegio para observar, plantearse hipótesis y preguntas sobre la naturaleza de las plantas, la relación que tienen con ellas y el vínculo que hay entre los indígenas y la tierra. Finalmente hicieron un proyecto de compostaje para reconocer la importancia que tiene el suelo e impactar de manera positiva el entorno.

Una de las actividades más significativas: hablar con los abuelos

Para darle mayor sentido a esta unidad de indagación, los niños conversaron con sus abuelos para conocer más sobre su familia y las dinámicas en su época. Esto además de ayudarles a recoger historias y elaborar documentos escritos, les permitió compartir con sus seres queridos, valorarlos y grabar memorias para toda su vida.

Este y los demás aprendizajes fueron presentados a sus abuelos en la muestra de la unidad de indagación, donde los estudiantes hablaron de las reflexiones que dejó el estudiar a sus ancestros desde el arte, la tecnología, la ciencia y sociales. Allí pusieron a prueba sus habilidades comunicativas y su dominio del inglés, porque fueron los niños quienes dirigieron la exposición de ‘Inside Out: roots and wings’ en su segunda lengua.

Fue una jornada emotiva en la que las familias comprendieron las historias de aprendizaje de los estudiantes de Segundo, reflexionaron sobre las cosas que solían hacer cuando estaban niños y recordaron la importancia de conocer las raíces para saber a dónde van.