“Si hay solidaridad, hay paz. Si hay paz, hay cultura”

Este fue el título de la salida pedagógica a la Guajira realizada por nuestros estudiantes de 9° iniciando el mes de abril, en la que quisimos rescatar los valores culturales de esta región del país y que ellos comprendieran que entender la complejidad de las sociedades y culturas humanas, siendo conscientes de su riqueza, es un factor clave para vivir en solidaridad y aceptar la diversidad.

Semanas antes del viaje y como parte de este proyecto comunitario, invitamos a nuestros estudiantes a que lideraran procesos de sensibilización, autogestión y recolección de materiales de estudio para los niños de la ranchería Aparanchii de la comunidad indígena Wayuu.

Así pues nuestros estudiantes de 9º se vincularon con María Antonia Sánchez Restrepo de 1A para recolectar entre la comunidad educativa cuadernos usados que tuvieran hojas limpias, para aprovechar este papel y crear nuevos cuadernos reciclados, rescatando la conciencia ecológica y la oportunidad de llevar un cuaderno un niño que lo necesita y valora.

Estos cuadernos hicieron parte de un kit, que nuestros estudiantes construyeron gracias al apoyo de niños y familias de nuestra comunidad educativa, con quienes fue posible recolectar cajas de colores, cartillas de Nacho Lee e implementos de aseo e higiene oral a través de Colgate Palmolive.

Para llegar a la península de la Guajira nuestros estudiantes tuvieron que atravesar el desierto durante casi dos horas donde el sol, el viento y la arena fueron sus acompañantes de viaje.

De modo que cuando llegaron al Cabo de la Vela entregaron sus donaciones a la ranchería Aparanchii de la comunidad indígena Wayuu, así como también donaciones para la sabedora y tejedora María Concepción Ospina, quien ha mantenido vivo el conocimiento del tejido en su comunidad Wayuu principalmente la leyenda Wareke y que a su vez enamoró a nuestros estudiantes con su  conocimiento y sabiduría ancestral.

Y fue ahí donde descubrimos todas las riquezas culturales y ancestrales que nos regalan nuestros indígenas al cuidar y conservar el corazón del mundo. En esta unidad estuvieron presentes los docentes Andrés Lucumí, Guillermo Mafla, Stefany Córdoba Y Ana Marcela Gil.