Retiro Espiritual: una actividad con la que nuestros estudiantes se conectan con su ser

En Cañaverales nos preocupamos por contribuir al proceso de formación integral de nuestros estudiantes, por eso de 6° a 11° programamos los Retiros Espirituales, espacios de reflexión y de conexión con el ser en los ámbitos espiritual, emocional,social y físico.

Esta actividad está enfocada en tratar los retos, desafíos, problemáticas, dilemas y cuestionamientos de nuestros jóvenes en cada etapa de la vida. En lo que va de este año lectivo hemos realizado dos retiros espirituales con 6° y 7°, cada uno enfocado en una temática distinta.

De niños VIP a jóvenes autónomos

Este fue el nombre del retiro espiritual de 6° que posibilitó que nuestros estudiantes identificaran conductas infantiles que ya no son propias de su edad para comprender la importancia de empezar a superar esa etapa de vida. Buscando una reflexión autónoma de parte de ellos, los docentes y la psicóloga que asistieron a la actividad les dieron herramientas de convivencia, bienestar emocional, educación sexual y habilidades para la vida, aspectos necesarios para afrontar los cambios y contribuir al desarrollo personal de nuestros Cañaveralinos.

Equilibra22

El propósito del retiro espiritual de nuestros estudiantes de 7° fue reforzar en ellos conductas adecuadas, identificar riesgos psicosociales y lograr un equilibrio emocional, social, espiritual, físico y académico. Con actividades y charlas se abordó la convivencia, las habilidades para la vida, los riesgos de las sustancias psicoactivas, las conductas de abuso y las funciones químicas del cerebro.

Nuestros estudiantes quedaron muy impactados porque entendieron cómo el desequilibrio emocional lleva a tomar malas decisiones y a afectar la vida de una persona, también reflexionaron sobre sus fortalezas y debilidades para tomar decisiones razonadas y éticas.

Los retiros espirituales están a cargo del profesor Samuel Blanco, docente de Ética y Espiritualidad, los directores de grado y la psicóloga de Bachillerato Diana Gómez. Con su acompañamiento y la adecuación de un espacio de reflexión generan en nuestros jóvenes una mayor conexión con su ser que los impulsa a mostrarse como son, sin sentirse cohibidos de expresar lo que sienten y piensan.